marzo 18, 2011

Luz nuclear

CIERRE DE GAROÑA YA

El pueblo japonés vive horas amargas por el desastre del terremoto del 11 de marzo y el posterior tsunami, agigantados por la catástrofe nuclear de Fukushima. El movimiento social siente esta tragedia como propia pues es la “crónica de una catástrofe anunciada”.

Nuclear: una energía cara, sucia y, sobre todo, extremadamente peligrosa

Nuclear, sinónimo de riesgo extremo

Se nos dice que una central nuclear es casi seguro que aguantará un terremoto, casi seguro que solventará un tsunami, casi imposible que sufra un error humano o un fallo mecánico, improbable que sea objetivo de un atentado terrorista o casi imposible que sufra algún otro tipo de accidente (como aéreo o meteorológico).

No obstante, la realidad nos demuestra que eso no es así. Catástrofes como la de Harrisburg, Chernobyl, Fukushima... lo demuestran. O, sin ir más lejos, el incidente nuclear en Vandellós II, que obligó a clausurar la planta y fue el motivo de la moratoria nuclear en España.

Pero es que los accidentes nucleares son continuos, los denominados “sucesos de seguridad” son habituales en las centrales españolas y cada año se producen decenas. Como ejemplo en Cofrentes (Valencia) en 2007 falló una válvula que liberó vapor radiactivo a la atmósfera, provocando una alarma nuclear de tipo 2 (Fukushima en un primer momento era de 4) y Greenpeace en repetidas ocasiones ha logrado acceder a los reactores demostrando que la supuesta seguridad no existe. Los responsables de las centrales nucleares se obstinan en dar una sensación de falsa seguridad completamente irresponsable.

En todo caso, y ahí está lo alarmante del caso, el gran problema es ¿qué pasa cuando falla el casi? Cuando la central nuclear no aguanta el terremoto, o sufre un atentado o tiene un fallo mecánico o humano... en ese caso las consecuencias son tan desproporcionadas, con centenares de miles de afectados y/o desplazados y países enteros sentenciados, que el riesgo es excesivo.

Si la central nuclear de Garoña sufriera un accidente grave, teniendo en cuenta la dirección noroeste del viento que suele ser la habitual en la zona, el material radiactivo llegaría hasta Zaragoza. El material se iría depositando de más a menos por todo el valle del Ebro contaminando zonas pobladas como Vitoria y Logroño.

Habría que desalojar y abandonar localidades cercanas como Miranda de Ebro y el material radiactivo contaminaría la cabecera del Ebro así como el propio río Ebro (la central nuclear utiliza las aguas del Ebro para su refrigeración) desde su cabecera hasta la desembocadura, durante décadas o tal vez siglos.

¿Energía barata, cara? ¿para quién?

La construcción de un reactor nuclear es un proceso extremadamente caro
(entorno a 6.000 millones de euros por cada 1.000 MW) que corre a cargo de fondos públicos (bien directamente con la construcción estatal o indirectamente mediante ayudas y subvenciones). La gestión de los residuos radiactivos es así mismo enormemente costosa, y se va a prolongar durante miles de años; y siempre a costa del bolsillo de los ciudadanos. En caso de accidente nuclear del reactor, es el contribuyente el que asume las consecuencias. Nos queda la producción en sí, esa a cargo de una empresa privada, que corre con los gastos de producción, ridículos en comparación con el resto de partidas; y son estos gastos de producción los que se repercuten en la factura de la luz... todos los demás, los importantes, repercuten directamente en nuestros impuestos.

En estas condiciones ¿para quién es barata la energía nuclear? Desde luego sí para la empresa privada productora... pero en números totales, para el ciudadano, la energía nuclear resulta tremendamente cara.

Por supuesto, sin incluir que suceda una catástrofe nuclear. En ese caso la factura a pagar es tan elevada que sobrepasa cualquier cálculo.

Energía sucia

La energía nuclear produce grandes cantidades de CO2 (efecto invernadero) en la construcción del reactor y en la extracción y transformación del uranio. No obstante, los residuos verdaderamente preocupantes son los radiactivos, altamente contaminantes, sin tratamiento posible y con una radiactividad que perdura durante miles de años haciendo imposible su almacenamiento seguro.

Nuclear, riesgo inútil, hay alternativas

Por suerte, la alternativa está a nuestro alcance. La energía nuclear no es necesaria en España. Basta, primero, con evitar el actual nivel de derroche de energía y segundo con seguir fomentando las energías alternativas, que han aumentado de forma espectacular en nuestro país y todavía tienen un gran potencial, para poder prescindir de la energía nuclear a corto plazo.

Máxime en un país como España que es excedentario. Es cierto que importamos (algunas eléctricas privadas para ser más exactos) energía nuclear de Francia, pero exportamos (esas mismas empresas) a Portugal, Marruecos y la propia Francia en una cantidad superior, como se puede comprobar en los datos oficiales de Red Eléctrica Española.

El caso de la central nuclear de Garoña y Fukushima

La central de Fukushima es gemela a la de Santa María de Garoña, tanto en su diseño (tecnología BRW) como en la época (Fukushima entre 1971 y 1975 y Garoña en 1967-69) como en sus avatares:

Fukushima, sobrepasada su vida útil comenzó a tener crecientes accidentes nucleares –como Garoña- a pesar de lo cual en fechas recientes fue considerada totalmente segura por el consejo nuclear japonés y se le prorrogó la vida de funcionamiento. El mismo caso que Garoña, agravado porque la central española es algo más vieja.

En todo caso, comparativas aparte, la vida máxima de una central nuclear se estima entre 25 y 40 años. Superado este tiempo se la considera obsoleta y en riesgo alto de accidente grave: Garoña fue diseñada en los años 60 del franquismo, pensemos que en esa época el símbolo de la alta tecnología en nuestro país era el Seat 600.

¿Es sensato tomar una decisión ahora, como están haciendo otros países?

Si fuera el primer accidente de la historia de las centrales nucleares, sería insensato tomar una decisión rápida, habría que pensárselo más. Pero ocurre que no es así. Estamos ante una situación de una gravedad inusitada que merece una respuesta rápida y contundente.

España debe aprender la lección y abandonar la energía nuclear. Se puede prescindir de ella, de un modo gradual, apostando por el consumo responsable, el ahorro, la eficiencia y las energías alternativas (limpias y seguras). Mediante un proceso gradual los expertos calculan que el apagón nuclear se podría culminar en el 2020.

Y como primer paso, la clausura inmediata de las dos centrales nucleares españolas prorrogadas recientemente sin justificación por el gobierno español: Cofrentes en Valencia y GAROÑA.

CIERRE INMEDIATO DE GAROÑA YA

De Ecologistas en Acción, de las organizaciones ecologistas aragonesas y de numerosos colectivos y organizaciones

"Marcha por el Cierrre de Garoña", domingo 27 marzo, en dicha central (Miranda de Ebro). Autobuses partirán desde Zaragoza, ese domingo, a las 8.00 horas y puedes comprar tu billete en el nº teléfono 629139680

"CONCENTRACION POR EL CIERRE DE GAROÑA Y EN SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO DE JAPON". El próximo jueves 24 de junio, a las 8 de la tarde, en la Plaza de España de Zaragoza.


Diez falsas ideas que se usan para defender la energía nuclear: http://www.heraldo.es/

No hay comentarios: