marzo 05, 2009

Otra amenaza

Otra amenaza ( El Periódico de Aragón - 05/03/2009 )

El Independiente por J. L. Trasobares.

05/03/2009 JOSÉ LUIS Trasobares

Se supone que un día de éstos el obispado ilerdense, la Diputación Provincial de Lérida y la mismísima Generalitat soltarán las famosas obras de arte que sacaron de las parroquias aragonesas de la Franja. Eso esperan en el Pignatelli, aunque yo no estaría tan confiado porque en este asunto andamos pillados entre el Vaticano y la Cataluña política, lo cual, si de cosas de valor se trata, es como estar entre la espada y la pared.

Pero mientras reclamamos lo afanado por el Noreste, resulta que al otro lado de la Tierra Noble, en el Suroeste, tenemos un problema que a lo peor es mucho más grave: la mina que la empresa franco-griega Magnesitas de Navarra (aunque en Navarra los mandaron a tomar vientos) quiere hacer en El Tablado de Borobia (Soria), un lugar situado en los límites del parque del Moncayo y cuya importancia hidráulica es enorme pues en la zona nacen o crecen los ríos Manubles, Isuela, Ribota, Aranda y Queiles. Si allí se hace una gran explotación a cielo abierto, las consecuencias serán muy graves. Por eso los ayuntamientos aragoneses que se sienten amenazados (tanto en la comarca de Calatayud como en la del Aranda) han creado una plataforma para oponerse a tal proyecto.

¿Por qué el Gobierno de Aragón no toma ya cartas en el asunto? ¿Por qué la opinión pública aragonesa, tan atenta al retorno de los bienes eclesiásticos llevados a Cataluña, apenas sabe nada de lo que se está cociendo en Borobia bajo los auspicios de un alcalde del PP y el indisimulado apoyo de la Junta de Castilla-León? Es lo que me pregunto, pues el asunto de la mina de magnesita lleva rodando desde hace tiempo y en cualquier momento pueden darse por parte del ayuntamiento afectado y de la susodicha Junta los pasos legales precisos para autorizar la explotación y expropiar a los dueños de los terrenos que luego serán destripados. Tal vez cuando eso ocurra y cuando sus efectos se dejen sentir queramos reaccionar, y entonces quizás debamos meternos en un pleito confuso e interminable. Y eso que en este caso no anda por medio el Vaticano.

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com/

No hay comentarios: