marzo 02, 2008

Ituero 1, y las que te rondare.

En la imagen, tomada ayer a las 16'30 horas, podemos ver en primer termino la carretera nacional Sagunto-Burgos N-234 (Calatayud-Soria) en su punto kilométrico 302'9 y la calzada (a la izd.) de la antigua carretera, más al fondo a la izquierda el puente sobre el Manubles y la antigua estación del tren y, naturalmente, la todavía vegetación de este puerto de la Bigornia. En este punto reflejado en la fotografía es donde comienza el proyecto de explotación de la cuadricula minera denominada ITUERO-1 y que continua con dirección a las que ya están en explotación cerca de este mismo paisaje en este termino de Torrelapaja y en dirección al pueblo.

El pasado viernes también realice algunas gestiones para informarme sobre este nuevo proyecto minero en Torrelapaja y acudí al Servicio de Información y Documentación de la D.G.A. para leerme el proyecto y su estudio de impacto ambiental. Este estudio de impacto ambiental esta firmado por Margarita Junza Falcon (Licenciada en Ciencias Ambientales) y Alfredo Obeso Liaño, Ingeniero técnico de Minas de la empresa Minervol.

A mi, que me gustan mucho las novelas de caballería y de naturaleza imaginativa, y aunque todo en este estudio me resulto sorprendente, he de decir que alguno de sus apartados son ya de sobresaliente interés. Por ejemplo, el punto 4.2.4, pagina 8 de este estudio de impacto ambiental cuando dicen en "Protección a la vegetación" mas o menos que: La superficie que ocupa este proyecto no posee especies protegidas ni con especial interés.

Como todos podremos comprobar leyendo este proyecto, hay técnicos que se ganan la vida diciendo que la vegetación del Picuezo o la Bigornia no tiene, según ellos, especial interés. Como todos sabemos y podemos comprender el hambre o el dinero determina mucho cualquier interés. Lo que ya no es comprensible es que un Ayuntamiento, el de Torrelapaja, vuelva a hacerles oídos sordos a los ciudadanos que anteriormente ya han demandando protección para su paisaje y su medio ambiente y vuelva a dar su visto bueno a otra mina cuando además todavía no han comenzado la tareas de restauración medioambiental de otras dos minas ubicadas en la misma zona.

No es comprensible, a fecha de hoy, y de ninguna de las maneras para un ciudadano que quiere y respeta su tierra, que el Ayuntamiento de Torrelapaja, según aparece en la web de la DPZ, sea el único de todos los pueblos aragoneses del valle del Manubles que no ha solicitado todavía su inclusión en el Programa Agenda 21 Local de la D.P.Z. y que por lo tanto que en ninguno de los Plenos de este Ayuntamiento (los concejales en este Ayuntamiento son todos los votantes ahí censados) se haya firmado con esa inclusión su adhesión a los compromisos de la Carta de Aalborg
y, implícitamente, unas primeras y mínimas medidas de respeto al medio ambiente.


No hay comentarios: