abril 01, 2009

Resumen charla-coloquio del 28-3-2009 en Borobia


Aunque Magna diga en su
nueva web que "La realidad es que….la magnesita es inocua, es un mineral limpio" la realidad es que la ciencia, que adelanta que es una barbaridad, y ya desde los tiempos de Paracelso (1493 - 1541), nos dice que: "Todo es veneno, nada es sin veneno, sólo la dosis hace el veneno". Pero bueno... ya sabemos que hay ciencia parda (para pardillos) y ciencia cientifica.

Hasta las almendras amargas contiene un producto que en contacto con la saliva se convierte en una sustancia que en determinadas dosis (unas 20 almendras según tamaños) es un potente veneno para un hombre adulto: el ácido cianhídrico. La sal común lleva dos sustancias que por separado y en según que dosis también son venenos, pero 3 gramos de sal común es una dosis letal para un roedor de 1 kilo de peso.

Y seguidamente comunicado de la Plataforma en defensa del Agua y el SUELO con un resumen de la charla-coloquio celebrada el pasado sabádo en Borobia con la asistencia del profesor Mestre.


-----------------------------------

MINIMIZAR EL RIESGO Y VENDER LA MINERÍA COMO DESARROLLO SE REPITE EN TODAS LAS EXPLOTACIONES MINERAS


Uno busca en los sitios donde históricamente haya habido explotaciones mineras y no han salido de su pobreza. Es más, no solo no han salido de la pobreza sino que tienen enfermedades.

Las mineras ponen mucho dinero para comprar la voluntad de la gente y lo hacen. Lo hacen sobretodo comprando a los políticos de turno en su momento, a la prensa...

En Europa hay instrumentos para oponerse legalmente


Solo lo ponen las explotaciones a cielo abierto en sitios subdesarrollados.

01.04.09.- El sábado pasado se celebró en Borobia una charla coloquio sobre la minería en Borobia organizado por la Plataforma en Defensa del AGUA y el SUELO y otros colectivos que defienden los recursos que se verían afectados por la mina a cielo abierto que se pretende abrir en Borobia. El acto estuvo a cargo de D. Fernando Mestre, ingeniero agrónomo y profesor de Economía y Ciencias Ambientales de la Universidad de Huesca y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua.

La charla fue seguida con atención por los numerosos asistentes a la misma, que durante el activo coloquio manifestaron sus opiniones y dudas sobre la mina a cielo abierto que se pretende abrir en Borobia, en zona protegida por Directiva Comunitaria porque en ella se captan aguas para consumo humano, en zona de alta montaña y cabecera de cuenca, en el límite con el Parque Natural del Moncayo.

Al entrar al local del acto, los bajos del edificio del Ayuntamiento de Borobia, los asistentes que concurrieron al mismo pasaron al lado de dos pintadas que hay en las paredes del frontón de Borobia y que dicen: “ No hay suficiente dinero para comprar mi pueblo” y “ Mina NO”.

El profesor Mestre, experto en la problemática de las explotaciones mineras en diferentes países del mundo, sobretodo en Iberoamérica, hizo un breve repaso, entre otras cosas, por los conflictos que ocasionan estas explotaciones, consecuencias ambientales y modos de actuar de las empresas mineras.

A la hora de minimizar los daños todo vale”

Con referencia al constante repiqueteo del alcalde de Borobia y de Magnesitas Navarras, definiendo a la explotación minera a cielo abierto que pretenden abrir en Borobia, como "desarrollo, desarrollo sostenible o mina verde", el profesor Mestre manifestó: “Los casos se repiten en todos los sitios donde se intenta instalar una explotación minera a cielo abierto. Los modos de operar de las empresas y de todo el entorno que en un determinado momento se declara favorable a la explotación minera funcionan de manera similar en todo el mundo, para convencer de que la minería es buena: Por un lado prometen el desarrollo y por otro minimizar los riesgos. Por eso hablan de minería sostenible".

“A la hora de minimizar los daños todo vale. Por otro lado, los que se oponen. Los que tienen un poco de sentido común y consultan a profesionales independientes, que no sea alguien pagado por las empresas, ese ya no cae bien. Entonces dicen: no quiere el desarrollo. Está en contra del pueblo. Y no es así”.

Igualmente añadió, “Para este tipo de empresas, si la gente por desconocimiento no dice nada, la ponen. Pero si dicen algo y pueden salir al paso ofreciendo dinero también la ponen. Las mineras ponen mucho dinero para comprar la voluntad de la gente y lo hacen. Lo hacen sobretodo comprando a los políticos de turno en su momento, a la prensa...”

Utilizan todo tipo de propaganda, dijo el Mestre. “He llegado a leer, en el Estudio de Impacto Ambiental de una empresa minera, que trasladarían un glacial y harían la explotación minera en el lugar que dicho glacial ocupaba. Cuando se agotara la mina trasladarían otra vez ese glacial al lugar donde estaba al principio. Y eso se ha publicado”.

Para el Mestre, “Aquí estamos en Europa, donde hay leyes que están a favor de la conservación. Es importante tenerlo en cuenta. No estamos como en Iberoamérica donde hay leyes que son permisivas con las empresas. Aquí hay, por ejemplo, una Directiva Marco del Agua que se tienen que cumplir y podemos recurrir a ella. Hay muchos más recursos para que este tipo de atropellos ambientales, como el de la mina de Borobia, no se produzcan. En Europa hay muchos instrumentos legales que tocar antes antes de admitir la mina como algo sin remedio”.

Reconoció que “el antecedente que hay aquí de haber firmado un convenio con la empresa que está denegado por parte del Ayuntamiento en Pleno está en el buen camino. Se ha hecho algo positivo en ese sentido”.

No conozco ningún sitio donde el pueblo se haya beneficiado y sean ricos gracias a la minería

“Minimizar los riesgos y venderlas como desarrollo se repite en todas las explotaciones mineras. No conozco ningún sitio donde el pueblo se haya beneficiado y sean ricos gracias a la minería. Uno busca en los sitios donde históricamente haya habido explotaciones mineras y no han salido de su pobreza. Es más, no solo no han salido de la pobreza sino que tienen enfermedades”.

“Normalmente las explotaciones a cielo abierto han ido a las zonas más deprimidas económicamente. En Centroamérica, por ejemplo, las explotaciones a cielo abierto fueron una oferta que se hizo después del huracán Mitch que destruyó todo”.

Por ejemplo. añadió el profesor, "en las mina de oro, después de moler toneladas de roca, le añaden cianuro para diluir los metales y extraer el oro; cianuro que es veneno, es tóxico, y dicen que es sostenible”. “Conozco un político en Iberoamérica, manifestó que ha llegado a decir que el cianuro está en las almendras amargas, que es algo natural. Lo que NO es natural es que en los nacimientos de los ríos se apliquen toneladas de cianuro para que mezclado con el agua diluya los metales y poder extraer el oro. Eso no es natural”.

A través de las voladuras se ponen en los acuíferos una serie de minerales y materiales que de no ser así no estarían en el acuífero”

Para el profesor Mestre, “la minería a cielo abierto tienen más ventajas económicas para las empresas, pero todas esas ventajas son a la vez desventajas ambientales”.

Aparte del daño que produce la contaminación, el daño ecológico y al ecosistema, está el uso del agua. Como dice el profesor Arrojo, cuando un acuífero se rompe es irrecuperable”.

Con referencia a las afecciones en las plantas y el suelo, manifestó: “Hay conflictos entre los agricultores y los ganaderos y este tipo de explotaciones. La hierva crece en función de que tiene las hojas para hacer fotosíntesis. Si las hojas están cubiertas de polvo la hierva se seca”.

Los asistentes al coloquio hablaron, entre otras cosas, del desastre ambiental que ha dejado en Borobia la mina de pirita que se cerró hace unos años en este municipio. Reprocharon al alcalde el que “ande negociando sobre lo que es de los demás, que esté vendiendo el pueblo sin precio”. “Por mucho que el alcalde diga, será la voz del alcalde. Hay personas que quieren la mina y no quieren reflexionar, pero los demás vamos a estar unidos y vamos a hacer lo posible porque la tierra que nos han dejado se conserve, al igual que todos los recursos...”.

Y hubo reproches hacia el papel de la empresa minera y La Junta de Castilla y León: “Aprovechan que somos un rincón y nos consideran unos desgraciados, como diciendo: a estos les damos dos perras y tragan carros y carretas”. “Para mí”, manifestó una de las asistentes al acto, “por parte de la Junta es una ofensa que a este rincón nos consideren unos desgraciados, como diciendo: nos importáis un pimiento. Vamos a hacer lo que queramos”.

Los terrenos en los que se ubicaría la mina son en su totalidad propiedad privada de numerosos borobianos.

Plataforma en Defensa del Agua y el SUELO

No hay comentarios: