marzo 31, 2009

Destilado de demagogia

La quinta columna
La mina del pantano

Luis Miguel Largo

Atención: esta columna contiene un alto contenido en demagogia, por lo que no es conveniente su consumo en ayunas, tanto materiales, como intelectuales y/o espirituales.
Me sorprende que mientras los pueblos aragoneses del río Manubles se oponen rotundamente a la mina de magnesita de Borobia, en territorio soriano, los pueblos de La Rioja y Navarra regados por el río Alhama exigen que se haga el pantano de Cigudosa, en tierras sorianas. Lo que tienen en común ambos temas es que nuestros vecinos, de las tres provincias queridas y si me apuran hermanas, tienen intereses y quieren decidir sobre lo que hacemos en nuestro suelo patrio. Sencillo resultaría decirles que se metan en sus asuntos, que nosotros nos cuidaremos de los nuestros, pero para ampliar es mejor explicar que sus poblaciones son más prósperas que las nuestras, ya que ellos decidieron ubicarse en los fértiles valles, y a nosotros nos ha tocado quedarnos en las sierras, quebradas y parameras. Y curiosamente los ríos no nacen en los valles, sino en la cumbres, así que cada uno a la suyo y que cada uno decida en lo que le corresponda.
Los sorianos llevamos muchos años haciendo la maleta y emigrando, siguiendo curiosamente el curso de nuestro ríos, a Navarra los de Tierras Altas, a Logroño los de Cameros, a Zaragoza los rayanos. No nos hablen de ríos y afluentes que nos los sabemos todos, primero mandamos el agua y después se fueron marchando las personas buscado un futuro más próspero. Ahora quieren que hagamos presas pero que no explotemos minas, no vaya a ser que les estropeemos el líquido elemento. Podían aclararse, que se reúnan todos juntos, navarros, maños y riojanos, y decidan qué debemos hacer en nuestro suelo, como si fuéramos una pedanía. Pueden enviar de delegación a los sorianos que se han integrado en esas tierras y seguro que igual nos convencen de que ellos tienen toda la razón, que abandonemos el barco y nos marchemos a vivir a esas tierras más ricas.
La mina tiene sencilla solución, si no quieren que se haga, que aporten ellos el dinero prometido por la empresa para desarrollar el pueblo de Borobia y si no, que decidan los borobianos, los que viven en el pueblo, lo que mejor les conviene.
En cuanto a la presa, recordar que no se hizo, no porque se encadenaran los ecologistas de Asden, que como van en bici sólo les da para llegar hasta el soto de Garray, sino porque no había áridos decentes en la zona. Espero que con el descubrimiento de la existencia del visón europeo este espacio sea protegido y que inunden en la provincia vecina, si no es mucha molestia.

Fuente: http://www.heraldodesoria.es//index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.20353


No hay comentarios: