febrero 17, 2009

Reunión de la Coordinadora en Ateca, 16-2-2009


La Coordinadora de Municipios inicia una campaña de información sobre la mina

La Coordinadora de Municipios Afectados por la Mina de Borobia decidió en la reunión celebrada ayer lunes en Ateca iniciar una campaña informativa en las provincias de Soria y Zaragoza para dar a conocer las afecciones que provocaría la instalación de una mina de magnesitas en la sierra del Tablado de Borobia, donde nacen los ríos Manubles, Ribota, Aranda e Isuela.
Esta campaña se realizará principalmente a través de inserciones en los medios de comunicación y mediante el reparto de material informativo (DVD y trípticos) en los municipios afectados con el objetivo de desmentir las informaciones falsas difundidas por la empresa Magnesitas de Navarra sobre las presuntas bonanzas de este proyecto y por el estado de los trámites, ya que únicamente se ha iniciado el estudio de impacto ambiental y no hay nada firmado.
El portavoz de la coordinadora, Manuel Morte, informó a la veintena de alcaldes y representantes políticos presentes, que se está a la espera de celebrar una reunión con el nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Rafael Romeo, para ponerle en conocimiento de las gestiones realizadas por esta coordinadora y continuar con las conversaciones que ya se había mantenido con el anterior presidente, José Luis Alonso, que ya había manifestado su oposición al proyecto.
Los representantes de las comarcas de Calatayud, Aranda y de los municipios afectados de Soria, incluyendo algunos concejales de Borobia, coincidieron también en la necesidad de comenzar a preparar una gran movilización para demostrar una vez más la oposición social determinante con la que cuenta este proyecto tanto en la provincia de Soria como en la de Zaragoza. De momento todavía no se ha decidido el lugar ni la fecha de esta manifestación a la espera de conocer los próximos movimientos de la empresa. "Un proyecto de estas características afectaría gravemente a la calidad de vida de los vecinos de numerosos municipios", aseguró Manuel Morte.
Las labores mineras que necesita una instalación de estas características requieren la detracción de unos importantes volúmenes de agua que provocará la desaparición de manantiales y rezumes que alimentan estos ríos, incidirán drásticamente sobre la turbidez de los ríos y afectarán irreversiblemente a la actual fauna y flora ligada con los cursos de agua, manantiales y zonas húmedas, provocando importantes afecciones ambientales.

No hay comentarios: