agosto 09, 2007

El agua del desarrollo sostenible de la Expo empieza a desparramarse

En la imagen, asamblea de los acampados unos minutos antes de comenzar la cacerolada a las 20 h. En primer termino la base del ojo del puente que quieren rebajar 1'5 metros (para darle gusto al paso de los barquichuelos pedidos por el Sr. Alcalde y a su ya famoso metro de goma). Al fondo, a la izquierda, el cacho de río que falta por llenar de piedras para que puedan llegar hasta el puente la parte contratante de la tercera parte contratante del desarrollo sostenible de toda la vida. Web para saber un poquico mas sobre la EXPO2008: http://zh2no.noblezabaturra.org/

-----------------------------------------------------------------------------
Copipasteado de: http://www.elperiodicodearagon.com/

Alrededor de 20 personas paralizan las obras del Puente y suman adeptos

Los activistas explican que ni Expoagua "ni las subcontratas" les han denunciado "porque las licencias no están en orden". Los antidisturbios acudieron a la zona ayer para identificar a los acampados, cuyo número crece día a día.

09/08/2007 EUROPA PRESS

Una veintena de personas mantienen cortadas desde ayer las obras que ExpoAgua desarrolla en el entorno del Puente de Piedra, una construcción medieval bajo cuyos arcos se encuentran acampados los activistas y que, según ellos, "corre serio peligro" de seguir estos trabajos, que pretenden incrementar la profundidad del cauce del Ebro en este punto para permitir la navegación de barcos de recreo durante la celebración de la Exposición Internacional Zaragoza 2008.

Aunque el miércoles por la mañana acudió a la zona un grupo de policías nacionales 'antidisturbios' que identificó a todos los activistas, la paralización de las obras no ha sido denunciada ni por ExpoAgua, encargada de desarrollar los trabajos por encomienda del Ayuntamiento de Zaragoza, "ni por ninguna de las subcontratas que los ejecutan", según cuentan los acampados, "probablemente porque como las licencias no están en orden, nadie quiere complicarse la vida y denunciar".

Todo empezó el pasado seis de agosto, cuando una docena de organizaciones ecologistas y vecinales (más de treinta personas) conformaron un campamento en el primer arco, en la orilla del Paseo de Echegaray y Caballero. Dos días después, llegaron las máquinas necesarias para los trabajos. El objetivo es rebajar la solera originaria del puente en torno a dos metros, añadir una plancha armada y conseguir así un metro y medio más de profundidad en el cauce.

Según explicó uno de los activistas de Ecologistas en Acción acampado en la zona, José Luis Martínez, "los técnicos han estudiado este puente, que es monumento de la ciudad, construido por los romanos y reformado en el medievo, y han determinado que podría sufrir daños irreparables" e incluso "que algunas piezas se podrían venir abajo".

Además, "se ha planteado realizar todo un dragado del canal que emboca en ese arco del puente, para recoger allí la mayor cantidad de agua posible y poder garantizar la navegación incluso cuando el Ebro, que es muy irregular, lleve poca agua y todo para que puedan circular dos barcos de recreo" diseñados para los visitantes de la Exposición Internacional Zaragoza 2008, lamentó Martínez.

"Pero ese no es el único problema de las obras", prosiguió el ecologista, que se mostró sorprendido porque nadie haya denunciado la interrupción de las mismas. El tramo en el que está ubicado este puente se encuentra clasificado en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales, lo que significa que, mientras no se concluya qué categoría tiene, "quedan suspendidas todas las actividades en su seno que no tengan previamente una Declaración de Impacto Ambiental".

Y ExpoAgua "no la tiene", aseguró Martínez. En su lugar, cuenta con un informe elaborado por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), una empresa pública dependiente la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, documento "que tras recoger un montón de contradicciones existentes en el proyecto, dice que las obras son procedentes".

Al respecto, el portavoz de la Asociación Naturalista y Ecologista de Aragón (ANSAR), Francisco Iturbe, explicó que el informe del INAGA pone algunos condicionantes a las obras, "algunos de los cuales no se están cumpliendo, como el respeto al soto de ribera en buen estado y la imposibilidad de depositar materiales en la orilla".

PATENTE DE CORSO
Para las organizaciones implicadas en la paralización de las obras, ésta es sólo una muestra más de que la Expo de Zaragoza "tiene patente de corso para hacer lo que quiera" en la ciudad, una "carta blanca" que, afirman, le permite incluso "contradecir los principios" que la inspiran, "sostenibilidad e importancia del agua" sin ser amonestada.

Hoy en la zona afectada permanecían acampadas más de veinte personas, un número que crece cada tarde en torno a las ocho, hora en la que acuden vecinos y representantes de otros colectivos para concentrarse bajo el puente. Sin embargo, no hay nadie contra quien protestar.

"Han desaparecido todos, máquinas y trabajadores, y no sabemos qué va a pasar, pero ya que hemos paralizado las obras, seguiremos aquí, por lo menos, hasta que intenten reanudarlas" o las suspendan definitivamente, aseguró José Luis Martínez.

No hay comentarios: