abril 26, 2013

Sin novedad en el frente

Bueno.......después de algunas llamadas telefónicas recibidas desde Borobia y los comentarios publicados por aquí y por ahi parece que el rechazo de la Comisión de Industria del Congreso a la proposición no de ley presentada por La Izquierda Plural de paralización de la mina de Borobia,  y debatida y votada ayer en su sesión nº 24, y la abtención sobre ella del PSOE y su presentación de otra favorable al proyecto, ha provocado, entre las personas que se oponen al proyecto, cierta preocupación y disgusto. Y no hay motivo para ello. Veréis...

El Congreso, con los votos favorables del PP y UPyD y la abstención del PSOE, por omisión, lo que han aprobado es esto:
«El Congreso de los Diputados NO instará a los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a adoptar, en el ámbito de sus competencias, NADA con el objetivo de NO paralizar de forma definitiva e inmediata el proyecto de explotación minera de magnesitas a cielo abierto en Borobia (Soria) ..........»
Mi más ni menos. Y lo del PSOE del Congreso de los Diputados ahora, y anteriormente en el Gobierno, tampoco es nada nuevo. Que tenéis muy mala memoria. Recordad.....

Primero, en 2005,  fue el entonces ministro de Industria, José Montilla, el que, sobre este proyecto, y a pregunta de Sr. Labordeta de CHA, el que ya entonces no dijo toda la verdad sobre este proyecto. No solo había una solicitud de investigación, que dijo él, sino que en 2003 habían iniciado un chapucero procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto, aspecto este que el ministro del PSOE omitío.

Después, en 2010, fue la CHE, y su presidente entonces era Rafael Romeo, del PSOE, la que sobre el estudio de impacto ambiental de la mina dijo: "Desde el punto de vista de las posibles afecciones al medio hídrico, en la documentación analizada, se contemplan las medidas preventivas y correctoras minimizadoras de la significación de las mismas junto con el programa de vigilancia ambiental, por lo que, en líneas generales se considera adecuado el Estudio de Impacto Ambiental." Si habéis visto los videos del debate de la proposición habréis comprobado que el portavoz del PP se volvió a aprovechar de este dato. Hoy, algunos técnicos de la CHE, y por escrito, no dicen eso mismo, y dicen que al estudio  sobre  los drenajes de agua del subsuelo le han echado, la empresa promotora, mucha imaginación. 

También en 2010, y fue el Ministerio de Industria, y el ministro Miguel Sebastian, del PSOE,  el que sin estar todavía concluido el expediente de evaluación de impacto ambiental de la mina, le adjudico a la empresa Magnesitas Sorianas S.L., que tenia un capital social de 3006 €, y para el proyecto de la mina de Borobia, un crédito de 1'8 millones de euros. Como se levanto a tiempo la "liebre" hubieron de recular, también, con el crédito.

Y ahora, 2013, a punto ya de entrar la posible concesión de explotación de la mina de Borobia en la vía de los juzgados, ¿os extrañáis de la votación del PSOE en el Congreso sobre la proposición y de su enmineda de amistad entre algunas de las partes?. No, no hay ninguna novedad. Para mi absolutamente ninguna.

Para los que si puede haberla, sorpresas, aun, es con los nuevos, por ejemplo en la Plataforma contra el Fracking de Soria. Ahora resulta que el Sr. Lavilla, del PSOE y uno de los mas listos, que se ha apuntado por unos días a otra pancata. Se ha apuntado a ....... «es una barbaridad destrozar de esta forma la subsuelo y contaminar nuestras aguas, la Comunidad debería poner la barrera, como ya lo ha hecho Cantabria». Con dos oones este Sr. diputado y el PSOE, cuando es, precisamente, su colega el Sr. Patxi Lopez, del PSOE, uno de los inventores para el fracking en España y cuando a él mismo destrozar el nacimiento del Manubles le parece, ahora, que esta en las nubes y que su agua es de botella.

Ricardo Martínez


2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://natura2000.eea.europa.eu/Natura2000/SDFPublic.aspx?site=ES4170056

Anónimo dijo...

http://www.boe.es/doue/2013/024/L00647-00739.pdf