junio 10, 2011

Noticias minero extractivas del 10-6-2011


ORDEN DEL DÍA
Magnesia
| Francisco Chicharro |

NO CONFUNDIR con gimnasia, perdón por el arcaico y chusco chistecito, pero es que detrás del mismo nos encontramos en uno de los bordes de la provincia, esos bordes de los extremos duros, pespunteados con las otras comarcas de la raya oriental soriana, donde los mojones de término también han servido para que sea más fácil calificar de parque natural el mismo entorno natural, solamente que unos hitos estaban en una autonomía y los otros en la ‘nuestra’ y aquí todavía estamos dilucidando ‘si son galgos o podencos’ y puede que no pasemos de ahí !Oh los seres racionales! Pues eso, que en ese borde una empresa de las llamadas extractoras, que ya son ganas de apuntar con ese calificativo, intenta desde hace muchos años- más de cuatro- implantarse en la zona señalada. El producto a extraer y transformar es tan antiguo como la misma roca madre: magnesita dolomía. ‘Los dolomitas’ nos suenan a los humildes mortales, a etapa seria del Tour de Francia, y es que son rocas de la misma familia de las de Borobia, donde a pie de mina, o sea, después de extraerlas, se producirá el óxido de magnesio, mediante un proceso fabril. La empresa Magna (gran nombre para una empresa) lleva casi un lustro de tramitaciones para la extracción y la transformación. Empiezan a ser demasiados años, y aún pensando en que la mercantil no irá perdida en sus cálculos y financiaciones, se hace difícil justificar la demora, sobre todo en un momento en que las llamadas resistencias ciudadanas entran en una ralentización, provocada, tanto por la evidencia de su voluntarismo, aunque sea de buena fe, como por las carencias en el rigor técnico, para que hiciera vencer la balanza en contra de una planta en un pueblo ‘rayano’, que lo que puede ofrecer al mundo, junto con sus afamados rebaños ovinos y sus buenos pastos , son estas rocas dolomíticas, de interés industrial, que pueden beneficiar a una comarca en época de crisis. Borobia ha demostrado que tiene ideas y emprendedores, saben también que el desarrollo tiene que ir asociado con el respeto al medio ambiente, si no no sería desarrollo, pero a ellos, precisamente, no les extraña la industria minera, que a la postre ha sido el sustrato de las diferentes edades de la evolución humana. Y que con las debidas garantías nadie en el planeta tiene arrendada la razón para oponerse empecinadamente a un asentamiento que existe en otras latitudes y con los que ya estamos tardando en competir. No podemos dejar pasar nada, estamos en el anden de los últimos trenes ¿Cual es el obstáculo? Las ánforas vacías son las que mas ruido hacen, pero el ruido no debe afectar a los moradores de aquellas localidades, los que viven todo el año allí, solo por que la ‘mala conciencia pequeño-burguesa’ siempre camuflada detrás de una pancarta, busque el corazón idílico de ‘Qué verde era mi valle’ con la mente tranquila del que se alimenta todos los días. Eso o más ERES.

LA ERA ALTA
Progreso en Borobia
| Andrés Calavia |

PARECE que, por fin, el proyecto para la explotación de la mina de magnesita de Borobia se va a convertir en una realidad muy pronto; lo que le cueste a la Junta de Castilla y León otorgar a la empresa explotadora del yacimiento la concesión minera. No cabe duda de que el proceso ha sido bastante largo. A la empresa le habrá parecido excesivo, pero está claro que debe ser así para que el proceso garantice al máximo los derechos de todos, de los que están a favor y de los que están en contra y hayan hecho uso de los diferentes recursos administrativos que la ley contempla para mostrar ese rechazo. Queda lejos la manifestación popular organizada hace unos cuantos años en Soria en la que se pedía que el pueblo fuese el que tomase la decisión definitiva a la hora de dar luz verde al proyecto. Y el apoyo al mismo, sobre todo después de las últimas elecciones municipales, es más que evidente. Una grandísima mayoría de vecinos de Borobia ha votado a los partidos que se han mostrado a favor del proyecto, reforzando el apoyo al alcalde que ha encabezado, contra viento y marea, el visto bueno a esta explotación minera. El proyecto cuenta, pues, con el apoyo mayoritario de la población. Y también es cierto que existe un grupo importante de personas que se opone al mismo con total legitimidad y cuya presión seguro que ha contribuido y contribuirá a que las cosas se hagan de la mejor manera posible. Afortunadamente, el tema sigue adelante y en no mucho tiempo se podrán ver los primeros resultados en forma de creación de empleo y generación de riqueza en el pueblo, algo que tiene suma importancia en los tiempos de crisis en lo que vivimos. La explotación de magnesita va a suponer un espaldarazo, ojalá que definitivo, a esa población de la zona del Moncayo. Un pueblo que, de otra manera, iría languideciendo poco a poco. Sólo hay que echar la vista atrás unos cuantos años para comprobarlo. La mina va a traer progreso a Borobia, eso sin duda. Y el progreso tendrá un coste, también está claro, como pasa siempre. No puede ser de otra manera. La cuestión es elegir entre progreso o decadencia, y la explotación de la mina y la fábrica que se va a construir en el pueblo traerán lo primero. Lo que no quita para que se exija minimizar todo lo posible el impacto que este tipo de explotación pueda tener en su entorno.

3 comentarios:

Mario dijo...

En Castilla y León LLEVAMOS MÁS DE 28 AÑOS con el PP, ahora llamado "Marea azul", y como nos ha ido tan bien y somos la comunidad más próspera de España, estos genios de la política ha ideado, para que nos vayamos los pocos que quedamos, regalar nuestro patrimonio a una empresa minera. Lo poco que queda es la tierra y hasta sin eso nos quieren dejar. Esa es la gran virtud de la Marea Azul y sus CUATREROS.

Mario dijo...

Calavia, majo, que pongan la mina en tu pueblo, porque la magnesita es el mineral más abundante en la corteza terrestre. Cuantas majaderías hay que leer.

Anónimo dijo...

calavia,antes de escribir y hablar por los partidos politicos de borobia,informate.gracias..