agosto 13, 2009

Controlar las semillas es controlar a los pueblos


Genetically modified organism (GMO). Organismo modificado genéticamente.

Tremendo. Es tremendo que en la actualidad, cualquier prueba científica sobre los mismos tiene que ser aprobada primero por la industria que los ha patentado y comercializado.

F. William Engdahl también nos lo cuenta: en la actualidad, cualquier prueba científica sobre los mismos tiene que ser aprobada primero por la industria. "Como condición previa para comprar semillas, o para plantar cosechas o para utilizar en estudios de investigación, Monsanto y las compañías de productos transgénicos gigantes deben firmar primero un Acuerdo de Consumidor Final con la compañía. Durante la década pasada, el período en el que tuvo lugar la mayor proliferación de semillas GMO en la agricultura, Monsanto, Pioneer (DuPont) y Sygenta vienen exigiendo a todo aquel que compre sus semillas GMO que firme un acuerdo que prohíbe explícitamente que las semillas se utilicen para realizar cualquier investigación independiente. Se prohíbe a los científicos que hagan pruebas con las semillas GMO para explorar bajo qué condiciones fructifican o se malogran. No puede compararse ninguna característica de las semillas GMO con cualquier otra semilla GMO o no GMO de cualquier otra compañía. Y lo más alarmante, tienen prohibido examinar si las cosechas genéticamente modificadas provocan efectos colaterales no previstos en el medio ambiente o en los animales o en los seres humanos".

Y en Zaragoza, el pasado 18 de abril se celebro una manifestación en Zaragoza contra del cultivo de transgénicos. La marcha reivindicativa fue convocada bajo el lema “Por una alimentación y una agricultura libres de transgénicos" y estaba organizada por la Plataforma Rural (Amigos de la Tierra, CAS, CECU, CERAI, CIC BATA, CIFAES-URPF, COAG, C. Tierra de Campos, Ecologistas en Acción, Entrepueblos, Espacio Comercio Justo, Jóvenes Rurales Cristianos, Red Africa Europa, SODEPAZ, Veterinarios Sin Fronteras, Movimiento Rural Cristiano, Mundubat, SEAE, SOC, Universidad Rural Pablo Freire, Xarxa de Consum Solidari) y Greenpeace.

También en el pasado mes de mayo el Ayuntamiento de Calatayud tuvo la oportunidad de declarar al municipio de Calatayud "territorio libre de cultivos transgénicos" pero esa posibilidad no salido adelante así como tampoco la de instar al Gobierno de Aragón a elaborar una normativa específica aragonesa que impida la siembra, producción, transformación y comercialización de productos agrícolas modificados genéticamente.

Este ultimo aspecto sobre los transgenicos que se pedía desde Calatayud creo que es tan importante como el de la siembra. Normativa específica aragonesa que impida la siembra, producción, transformación y comercialización de productos agrícolas modificados genéticamente.

En estos momento existen cuatro comunidades –País Vasco, Asturias, Canarias y Baleares- que se han declarado libres de transgénicos y sin embargo, en Aragón, hemos pasado de sembrar 4.350 hectáreas de maíz transgénico en el año 2002, a cultivar 35.900 en 2007, lo que se traduce en un 42% del total, y países como Austria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Rumania y Alemania ya han desarrollado iniciativas para frenar su cultivo.

En Cataluña, hoy, tambiém piden lo mismo: declarar a Catalunya como "zona libre de transgénicos" y prohibir el cultivo de plantas manipuladas genéticamente.

Y es que Controlar las semillas es controlar a los pueblos por su agricultura, su alimentación.

A proposito de comercialización de productos con organismos modificados geneticamente Greenpeace ha elaborado una lista actualizada a 10 de agosto de 2009, en la que aparecen algunos alimentos con transgénicos distribuidos en España. Es la 4ª edición de "Guía roja y verde de alimentos transgénicos"

No hay comentarios: