mayo 24, 2009

Noticias contra la mina de Borobia 24-5-2009

El Foro sobre las afecciones de las industrias extractivas analiza el impacto medioambiental de estas industrias
La Plataforma en defensa del agua y el suelo ha participado en el Foro Internacional sobre las afecciones de las industrias extractivas que ha tenido lugar en Zaragoza, organizado por Ingenieros Sin Fronteras. Desde la plataforma, señalan que “los proyectos mineros se ubican en zonas altas donde nacen las cuencas de los ríos".

Zaragoza.- La Plataforma en defensa del agua y el suelo ha participado los días 22 y 23 de mayo en el Foro Internacional sobre las afecciones de las industrias extractivas que ha tenido lugar en Zaragoza organizado por Ingenieros Sin Fronteras. En el foro han participado miembros de organizaciones internacionales que investigan los efectos de las industrias extractivas en las diferentes comunidades campesinas y poblaciones afectadas.

“Se pierde la cubierta vegetal y cuando perdemos biodiversidad, perdemos calidad de vida”, ha sido una de las manifestaciones escuchadas en las intervenciones junto a la importancia que para la apertura de estas industrias tiene la existencia de agua en abundancia en los lugares donde se pretenden ubicar.

Estas explotaciones a cielo abierto disminuyen y contaminan los acuíferos y los ríos. A modo de ejemplo, se ha señalado que una mina pequeña de oro consume 250.000 litros por hora de agua. El equivalente al consumo de una familia durante 20 años. También se ha dicho que “el 82% de la producción de las minas de oro en el mundo está destinado a la joyería. Para fabricar un anillo de oro es necesario remover tres toneladas de tierras”.

Se ha hablado de los impactos sociales y la desigualdad económica que generan estas industrias, así como de las estrategias de inversión social como aportaciones a las fiestas locales o arreglo de los tejados de las escuelas, etc.

Empresas mineras

El modus operandi de las empresas mineras, señalan, es igual en todo el mundo: dividen a las poblaciones, compran voluntades y no traen desarrollo, desprestigiando a los líderes que se oponen a la destrucción de los recursos naturales.

Sobre las minas de oro en Perú, por ejemplo, se ha señalado que "el empleo de cianuro y mercurio en estas explotaciones afecta a la salud de las poblaciones". Hay que tener en cuenta que un gramo de cianuro es suficiente para matar a una persona.

Las protestas de las comunidades en Iberoamérica han paralizado algunos de los proyectos mineros que se pensaban llevar a cavo por empresas multinacionales, según manifestaciones de algunos de los participantes en este foro.

Esta Plataforma ha informado de las afecciones que ocasionaría la mina a cielo abierto que se pretende poner en marcha en Borobia (Soria), en zona de alta montaña y cabecera de cuenca protegida por Directiva Comunitaria porque en ella se captan aguas para consumo humano. Afecciones que alcanzarían a más de treinta municipios, tanto en Castilla y León como en Aragón. En ésta última afectaría sobre todo a las comarcas de Calatayud y del Aranda.

Según la Plataforma, “hay que tener en cuenta que la zona afectada en Borobia, dedicada a cereal, pastos y arbolado, conforma la economía agropecuaria que mantiene los puestos de trabajo de esta localidad soriana y de los más de treinta municipios afectados. De los recursos hídricos que se generan en El Tablado (paraje donde se ubicaría la mina) nacen, entre otros, los ríos Manubles, Isuela, Aranda, Ribota”.

El óxido de magnesio que se pretende conseguir con la explotación de la mina de magnesita en Borobia, se obtiene de la salmuera. Por lo tanto, han dicho “no es necesaria de destrucción ni el esquilmamiento de los recursos naturales para la obtención de este producto”. En Estado Unidos y en Japón obtienen más del 61% del óxido de magnesio de las salmueras.

Con la asistencia a este acto, la Plataforma continúa con su labor de dar a conocer tanto en foros nacionales como internacionales “los efectos perversos que la mina de Borobia ocasionaría en la vida económica, en la biodiversidad y los recursos hídricos, paisajísticos, culturales e históricos de los municipios afectados”, aseguran.

Fuente: http://www.aragondigital.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...

los que tengan en su mano que no permitan atentados contra la naturaleza que no tienen vuelta atrás. El medio natural no tiene precio, con la excusa del progreso se hace mucho daño. Cuando el impacto es grande lo mejor es no hacer. Animo, la razón es nuestra!
Javier

Anónimo dijo...

Por querer ganar "algo" se pierde la flora y la fauna de un montón de riberas que todavía a día de hoy lucen brillantes por cada municipio que pasan.No a la Mina, Manubles NO Rebla y seguremos reissitiendo!!!
NO A LA MINA...
SI A LA VIDA!!!