enero 11, 2009

Noticias mineras

Todo parece indicar que el futuro próximo del río Manubles y otros caerá en 2009.

(PD. 12-01-2008. La misma noticia en el Heraldo de Soria: http://www.heraldodesoria.es/)

Una cantera marca el futuro de Borobia

La magnesita puede salvar el futuro del pueblo soriano

Lucía Sánchez (Ical) Soria
El alcalde del pequeño municipio de Borobia (Soria), Miguel Modrego, navega entre dos aguas. Lidia, por un lado, con buena parte de sus vecinos que, desde hace años, luchan, de forma organizada, por evitar la explotación de una mina de magnesitas en las Sierra del Tablado y, por otro, con la empresa Magnesitas de Navarra que pretende llevar a cabo el proyecto industrial minero con una inversión de 20 millones de euros y la promesa de generar 150 empleos, 30 directos y 120 indirectos.

El primer edil, que gobierna en minoría en este municipio ubicado en las estribaciones del monte Moncayo y muy cercano a las localidades aragonesas de Purujosa, Calcena y Pomer, apuesta a priori por la afirmación: “Mina sí”. Para argumentar su contundente postura, alude al desarrollo económico que experimentaría el pueblo, que carece de iniciativas industriales que le garanticen “la vida” a medio y largo plazo.


Modrego se ha sumado a la corriente de opinión extendida en Soria, que apunta que la provincia “no puede perder trenes de desarrollo” atendiendo a los datos de población, de empleo y a la realidad socio-económica de un territorio castigado por el éxodo durante décadas.


Para este alcalde del PP, el proyecto minero, que avanza en sus trámites, es “imprescindible” para el desarrollo de su pueblo, cuyos habitantes cuentan con edad avanzada y donde no hay “prácticamente” ninguna actividad económica. “El proyecto minero simboliza el principio del desarrollo económico de Borobia y estaría encantado de que se ubicara aquí sí cumple la legislación vigente y se ajusta a las Leyes de Minas y de Aguas y pasa el trámite de declaración de impacto ambiental”.


Con tímidos pasos administrativos la explotación de una mina a cielo abierto en Borobia parece que se vislumbra en un futuro cercano. La empresa Magnesitas de Navarra, con experiencia en el sector, adquirió, el pasado año, las acciones a la empresa vasca Magnesitas y Dolomias de Borobia. Compraba entonces una empresa y un proyecto con estudio de viabilidad económica y que había contado con permisos de investigación en la zona. El escenario ahora centra su atención en Valladolid, con motivo de la exposición pública del expediente presentado por la empresa navarra en la Comisión de Prevención Ambiental, mediante el cual la empresa plantea ya la memoria resumen del proyecto minero.


Paralelamente al proceso administrativo, la empresa ya ha comenzado a negociar con los propietarios de los terrenos, un total de diez familias, la adquisición de los mismos, puntualizando que no pretende llegar a la expropiación y que su afán es desarrollar una actividad que generará progreso, oportunidades y negocio económico.


El director industrial de Magnesitas de Navarra, José Antonio Yeregui, señala que la empresa trabaja en la memoria final del proyecto que contará con un estudio de impacto ambiental realizado por “profesionales con experiencia dilatada en materias concretas que elaborarán informes específicos acerca de cómo se verán afectados los recursos hídricos, la flora y la fauna y las emisiones que producirá la explotación minera a la atmósfera”.


En este sentido, Yeregui avanza que el impacto sobre la cuenca hídrica del río Manubles es “mínimo” con niveles que rozan el uno por ciento. “La desinformación de algunas personas ha provocado que se extienda el rumor de que la explotación minera contaminará las aguas y destruirá los acuíferos de forma irreversible. Sin embargo, garantizamos que la actividad es inocua e inerte ya que, el oxido de magnesio se utiliza para la descontaminación de suelos”, explica.


A pesar de que el proyecto podría ser un “caramelo goloso” para un pueblo con escasas posibilidades de futuro, existe una fuerte oposición al mismo liderado por la Plataforma en Defensa del Agua, que se ha personado como parte interesada dentro del proceso administrativo abierto por la empresa.


El colectivo, integrado por 35 ayuntamientos de Castilla y León y Aragón, considera que el proyecto no es sostenible con el medio ambiente de la zona.


Empleo, una fábrica y una residencia

La intención de la empresa es que el proyecto minero tenga una vida activa de 30 años y que a mediados de 2010, trabajen vecinos de la zona en la explotación y fábrica de transformación que la empresa ubicará. Para compensar la actividad económica, la empresa y el Ayuntamiento de Borobia están a punto de presentar un borrador de convenio compensatorio que deberá ser aprobado en pleno, una vez que el proyecto pase los trámites administrativos marcados por el Gobierno regional. El alcalde desveló que la empresa financiará la construcción de una residencia de ancianos, aportará una cantidad económica a las arcas municipales que doblará el presupuesto municipal y se compromete a instalar, además de la cantera, una fábrica de transformación del magnesio. “El acuerdo esta prácticamente cerrado. Además, ya se está negociando con los propietarios”, reconocía.


No hay comentarios: